NEWSLETTER

DICIEMBRE 2020

Entrevista a Elba Adela Lora, voluntaria en AADE

Elba Adela Lora, Voluntaria AADE

TRASMITIR, ACOMPAÑAR Y COMPARTIR

Son muchos los voluntarios que diariamente colaboran para que la Asociación Argentina de Equinoterapia  continúe llevando a cabo su misión de acompañar a  cada uno de los practicantes en su camino. En esta oportunidad  queremos que conozcan a  Elba, una persona  muy comprometida con la labor de la AADE y que hace más de una década integra esta gran familia.

Elba Adela Lora trabaja hace más de diez años como voluntaria dentro de  la Asociación Argentina de Equinoterapia. De profesión docente, aunque ya retirada del aula, continúa ejerciendo su pasión por la educación en cada una de las prácticas de Equinoterapia, en donde aporta su visión pedagógica.

Sus comienzos en la Equinoterapia fueron como auxiliar lateral y luego como guía de los caballos en la terapia. Elba confiesa haber aprendido mucho de ambos roles y sentirse muy gratificada desde lo personal.  Su rol dentro de la AADE siempre se rigió por estar allí donde se la necesitaba.

Hoy queremos que conozcan un poco más de ella; sus pasiones, experiencias y conocimientos. En un mundo tan efímero, creemos que encontrar profesionales apasionados y comprometidos con lo que hacen es sumamente importante para aprender de ellos y escucharlos.

  • ¿Cómo conociste a la Asociación? ¿Cómo fueron los comienzos en la AADE con lo que respecta a la equinoterapia?

– Conocí a la Asociación a través de una amiga que estaba haciendo el curso de voluntariado para equinoterapia. Me interesó y conmovió mucho lo que me contaba, así que me invitó a conocer el lugar y me encantó lo que allí se hacía; el “calor humano” que se experimentaba. Yo no había tenido hasta entonces contacto con caballos y veía cómo los practicantes se vinculaban con ellos y lo que estos nobles animales  les podían ofrecer.

Llevé entonces a mi hija menor a hacer equinoterapia, ya que notaba que ella necesitaba una mayor autoconfianza. En el tiempo que la acompañé noté cambios significativos y un mayor empoderamiento que le brindó confianza y seguridad personal.

Yo también lo quise experimentar y tomé algunas sesiones de relajación sobre el caballo. Pude experimentar entonces, personalmente, lo que el contacto con el caballo te dá, no sólo desde lo físico, sino también desde lo emocional. Estar sobre el caballo, la perspectiva que tenemos del entorno desde allí arriba y el vínculo que se genera con el animal, son experiencias movilizantes y gratificantes.

  • Conocemos de tu fuerte compromiso con la Asociación  y con cada uno de los  practicantes. ¿Sentís que ser docente te ayudó a llevar a cabo este rol con mayor facilidad?

Ser docente me ayudó en la manera de contactarme con cada uno de los practicantes, viendo sus características personales, para buscar la mejor estrategia para acercarme a ellos y despertar  su confianza, y en otros casos, la aceptación de ciertas normas a cumplir. El juego y el canto fueron herramientas valiosas para vincularnos.

También me ayudó en el vínculo con los padres, ya que el diálogo con ellos brinda valiosa  información sobre los niños y jóvenes que podía ayudarnos a entender ciertas conductas. Como también el poder tener ese diálogo que les permite expresar sus logros y también sus luchas y angustias.

-¿Creés que la terapia asistida con caballos podría ser una alternativa para  lograr la inclusión escolar de muchos niños y jóvenes?

-Es una terapia muy importante para la inclusión escolar y para la inclusión social en su totalidad, ya que se pretende lograr, dentro de las posibilidades de cada uno de los practicantes, la mayor independencia posible desde lo físico y la mayor posibilidad comunicativa desde lo social. Hemos tenido patologías severas donde la mirada estaba puesta en la posibilidad de descubrir las potencialidades que tenía el practicante y trabajar sobre ellas para intensificarlas.

  • Múltiples son los beneficios que esta terapia genera, con tu experiencia y vivencias dentro de la AADE. ¿Cuál fue el beneficio que mayormente  identificaste en los practicantes?

-El mayor beneficio que encontré para las dificultades motoras, es la que da el caminar del caballo sobre el cuerpo del practicante. Su movimiento tridimensional  moviliza el cuerpo del practicante como si estuviera caminando. Son estímulos muy valiosos que se dan desde el contacto natural con un ser viviente que transmite también su calor corporal y estimula todos los sentidos del practicante.

También  el contacto desde abajo con el caballo y el vinculo que se genera entre ellos. Los caballos son muy perceptivos y responden a cada practicante como cada uno de ellos lo necesita.

  • ¿Qué le aporto a tu vida esta nueva manera de enseñar?

-Yo diría… más que enseñar, es transmitir, acompañar y compartir. Todo eso me enriqueció en lo personal y me sentí gratificada  con cosas muy simples: como una sonrisa, una mirada o un pequeño logro del practicante que después de intentos e intentos se conseguían.

  • ¿Qué aprendiste de jóvenes y adultos que asisten a las prácticas de equinoterapia?

– De los niños, de los jóvenes y de los padres,  aprendí a disfrutar de las pequeñas cosas de la Vida. A apostar al esfuerzo y a la perseverancia. A no bajar los brazos ante las dificultades. A bajar las expectativas ante los grandes logros y valorar lo que se obtiene del trabajo consciente y coordinado de un equipo con la familia y el practicante.

Elba confiesa siempre haber tenido el deseo de estar al servicio de los demás y valorar mucho el trabajo en equipo “Cuando se unen muchas voluntades se obtienen grandes logros”.

  • ¿Qué mensaje le darías a la sociedad?

-Me gustaría que la sociedad en su conjunto, y el Estado en particular,  valoren y apuesten a este tipo de  terapias que pueden ayudar a tantas personas. Sé que está en tratamiento una ley, pero todavía no se ha hecho efectiva y esto sería fundamental para ayudar desde lo estatal o desde las obras sociales a que cada familia se sienta acompañada en los tratamientos de sus hijos.


OCTUBRE 2020

Entrevista a la Lic. María Soledad Mahia Paz

Lic. María Soledad Mahia Paz

ATRAVESAR BARRERAS PARA PODER LLEGAR”

En un contexto extraordinario de pandemia y con la capacitación de Psicoterapia asistida con caballos próxima a realizarse de forma virtual, queremos darles la posibilidad de que descubran a la Lic. María Soledad Mahía Paz, una gran profesional de la Asociación.

Es licenciada en Psicología y forma parte de la Asociación Argentina de Equinoterapia desde febrero de 2019. Actualmente, se encuentra realizando una gran labor dentro del equipo de Psicoterapia asistida con caballos.

Conocí la Asociación a través de internet, ya que estaba interesada en hacer un curso de Equinoterpia. La vi como recomendada, me comuniqué y fueron tan amables al momento de informarme del curso que decidí hacerlo con ellos.”

Confiesa que una vez finalizado el curso tuvo una gran curiosidad por las distintas técnicas y ejercicios utilizados. Fue entonces, que decidió participar de manera desinteresada dentro de la AADE. María Soledad es una profesional sumamente apasionada por su trabajo y con un vasto conocimiento de campo.

Todo lo que fui notando en el curso, la humanidad de todas las personas que trabajaban ahí, sus formas de trabajo tan comprometidas no solo con la terapia en sí, si no con cada uno de sus pacientes, con lo que le ofrecían, con el nivel de excelencia que buscaban ofrecer, con el nivel de responsabilidad que trabajaban y nos enseñaban a nosotros.

Si bien en un comienzo comenzó participando como voluntaria, con el paso del tiempo encontró allí un lugar en donde crecer y desplegar todos sus talentos; María Soledad comenzó a ser parte del equipo de Psicoterapia asistida con caballos.

Me fui incorporando primero como voluntaria y después comenzamos a hablar con Marina, presidenta de la Asociciación, para ir pensando el formato de trabajo para lo que sería Psicoterapia asistida con caballos”.

María Soledad desde un comienzo percibió una gran permeabilidad para escuchar sus propuestas y esto hizo posible crear el espacio de Psicoterapia asistida con caballos.“Eso fue lo que permitió que hoy podamos estar haciendo todo esto, me inspiró la apertura a nuevas formas de trabajo, a poder incluirlas, a ir aprendiendo”

Al consultarle a cerca de su experiencia personal y vivencial dentro de la Asociación, la licenciada en Psicología confiesa sentirse orgullosa de formar parte de esta y de dar a conocer la Psicoterapia asistida con caballos. “Me resulta un honor estar participando aunque sea con algo chiquito en hacer conocida esta terapia que es una terapia más bien joven, mas allá que tiene muchísimos años.”

La Psicoterapia asistida con equinos es un método terapéutico en el que participa un equipo integrado por un psicólogo, un especialista equino y los caballos. Además, se trabajan aspectos de la personalidad tanto a nivel psicológico como emocional.

En esta terapia, los caballos son parte imprescindible del equipo debido a que son animales muy intuitivos y sensibles, por lo cual tienen una gran capacidad para interpretar el lenguaje no verbal. Además, en este método se trabaja de manera metafórica con el caballo a través de distintas dinámicas y ejercicios. “El caballo muchas veces oficia de co terapeuta y representa figuras significativas para las personas. Además, son facilitadores de la terapia, ofician de lubricantes sociales y nos otorgan muchos beneficios, esto permite que nosotros tengamos una mejor interacción con los pacientes desde el vamos, en lo que se genera en el cuadro terapéutico, en los vínculos, en el nivel de confianza.”

Además, en la Psicoterapia asistida se trabaja sobre tres niveles: Emocional, cognitivo y conductual. En primera instancia, se trabaja a nivel emocional, lo cual genera un mejor trabajo en los otros dos niveles. “Al trabajar primero en los aspectos emocionales, se producen mejorías en la complitud de el tratamiento. “

A su vez, la licenciada en Psicología explica; “Esto no significa que lo cognitivo no, sino todo lo contrario, como la cognición es una adquisición evolutiva posterior a lo emocional todavía estamos aprendiendo mucho sobre eso. Lo emocional es un poquito más antiguo, tenemos mayor conexión con eso y con la funcionalidad que tienen las emociones en nosotros. Por lo cual al trabajo ir en línea directa a lo emocional genera un gran conocimiento de las emociones, reconocerlas en uno, validarlas en otros, aprender de ellas, es súper importante.”

Mediante este método terapéutico, el paciente debe ir adquiriendo confianza de manera gradual. Es una terapia muy rica, que sea en un ambiente libre, no solo libre de prejuicios (ya que la persona no se siente evaluada por el caballo) si no por el ambiente en sí. “Al ser un espacio abierto, donde nos comunicamos interespecies, neuroconductivo y tantos avances e Investigaciones que se fueron dando.”

Al preguntarle cómo imagina que se desarrollarán los próximos meses, María Soledad visualiza un regreso paulatino, con protocolos y distintas cuestiones que cumplir. Sin embargo, se muestra positiva debido a que el predio ubicado en Bella vista cuenta con un espacio amplio y sumamente abierto.

La disrupción de la vida cotidiana ha tenido múltiples consecuencias en la gran mayoría de las personas. Al indagar acerca de cómo será el proceso y cuáles serán las técnicas que utilizarán al reencontrarse con sus practicantes, María Soledad desarrolló;

Sería hacer futurología aunque creo fervientemente que será una de las técnicas que mas alivio aporte, por lo que tiene que ver con cuidados paliativos, que a veces solo se asocian a distintas líneas de la salud. Mas que iniciar con tratamientos, primero trabajar con estos cuidados para que generen alivio de toda la sintomatología que se ha vivido en relación a toda la cuarentena.”

Actualmente, la Asociación lidera distintas campañas, proyectos y cursos para poder acercarse de alguna manera a la gente y en especial a sus queridos practicantes. Con la convicción de que la vuelta a las prácticas deberá hacerse de forma muy gradual y de que estos tiempos difíciles nos ayudaran a aprender a mantenernos más unidos que nunca. La Asociación también necesita de ustedes, para poder seguir en pie.

Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo” Eduardo Galeano.


AGOSTO 2020

ENTREVISTA A MARINA RODRÍGUEZ, FUNDADORA DE LA ASOCIACIÓN ARGENTINA DE EQUINOTERAPIA

Marina Rodriguez

UN CAMINO QUE VOLVERÍAMOS A ELEGIR

En esta ocasión Marina Rodríguez, fundadora de la AADE, nos cuenta cómo  fue trazando este camino rodeada de dificultades y logros. También, como percibe que será el futuro de la terapia asistida con caballos pos pandemia.

Amante de los caballos desde su niñez, supo sortear los obstáculos que se  presentaban para poder fundar veintiún años atrás, la Asociación Argentina de Equinoterapia.

La Equinoterapia es para ella un proyecto de vida y una pasión que comenzó mucho tiempo atrás, justo durante su niñez.

“Me acuerdo que era muy chiquita tenía entre tres y cuatro años, veía caballos y ya me desesperaba. Años después llegó la afición en sí y empecé a tomar clases de equitación, finalmente a los once me compraron mi primer caballo.

Confiesa que presenciar el avance de sus alumnos de equitación la motivó a fundar la AADE. ”La fundé con el objetivo de que pueda ser accesible la virtud terapéutica de los caballos a todas las personas que lo necesiten, también me motivó ver los beneficios que el caballo produjo en mi misma con mi discapacidad visual.”

El punto de partida de este proyecto fue la primera capacitación que Marina realizó en Brasil. “La capacitación me motivó mucho y tomé la decisión de fundar la Asociación Argentina de Equinoterapia, tuve el deseo de que esta terapia sea accesible también para las personas con recursos escasos.”

La AADE es una Asociación civil sin fines de lucro cuyo objetivo principal es la práctica y difusión de la Equinoterapia en sus programas de hipo terapia, re educación., pre-deportivo/deportivo y psicoterapia asistida con caballos.
Veintiún años atrás, Marina se dedicaba a concretar el proyecto, traer la Equinoterapia a nuestro país,  si bien en Argentina ya se conocía, no se realizaba como método terapéutico, trabajando con un equipo transdisciplinario, sí en forma deportiva o recreativa.

“Al principio fue difícil porque la terapia no era conocida, mirando para atrás ahora puedo decir que si, fue una proeza realmente, visto en aquel momento no, porque el entusiasmo hacia que me moviera bastante para hacer conocido el método terapéutico”

Asegura que fue un arduo trabajo de ir formando equipo, de promover la actividad en escuelas especiales y sobre todo lograr llegar a los médicos, para que a su vez ellos luego pudieran derivar a sus pacientes para hacer Equinoterapia, para eso, era necesario que conocieran el método y sus beneficios.

“Esto nos tomó mucho tiempo, nos dedicamos a este tema con mucho énfasis, veíamos como obstáculo el desconocimiento de lo que íbamos a promocionar, los médicos al principio incluso creían que era una terapia para caballos, tuvimos que recorrer mucho…”

La escuela ESPECIAL  fue un factor clave para difundir la labor de la AADE. Marina nos cuenta que si bien siempre los ayudaron a promocionar las terapias con caballos, nunca lograron comprometerse con llevar esta actividad a la escuela. “Es una movilización muy grande, muchas veces no tienen autorización, los costos también influyen”.Marina acepta que otro aspecto que desde siempre forjó el crecimiento de su Asociación fue lo económico, el hecho de sostener la actividad y hacer posible que todos accedan a este tratamiento siempre es difícil y conlleva muchos años.

“La terapia asistida con caballos es mucho más efectiva que otros, los practicantes no deben  dejar de ir a sus terapias de bases, sino que  la Equinoterapia es un complemento muy completo”

Al momento de definir estos veintiún años de existencia afirma estar satisfecha por los logros y objetivos cumplidos; la práctica y difusión de Equinoterapia.

“Nunca nos fuimos de los objetivos fundamentales, siempre fuimos tras ellos, tratando de trabajar cada vez mejor. Teniendo cada vez más dificultades sobre todo por lo económico pero hemos logrado muchas cosas, hemos capacitado a mucha gente y hemos dado tratamiento a muchas otras personas que lo necesitaban.”

Actualmente la AADE cuenta con siete caballos. Todos participan de los cursos y talleres que se llevan a cabo, también forman parte del proceso de relación con el caballo de los practicantes.” Cuatro de ellos son caballos deportivos que participan de algunas sesiones de psicoterapia asistida con caballos, otros dos equinos trabajan montados y también de abajo y una yegua que solamente en los trabajos pie a tierra por que ya tiene sus años y la cuidamos.”

Marina sabe que muchos son los beneficios que la Equinoterapia aporta o produce en sus practicantes, pero hay una condición general que se da en cada uno de los alumnos, y que es la “alegría”.

“Es difícil decir o elegir uno de todos los beneficios, porque el caballo produce un efecto integral y global sobre cada persona que asiste y depende mucho de si la patología es más o menos severa, para que los beneficios se vean más rápidos. Como es una terapia en contacto con otro ser vivo y en un medio natural, todas las personas asisten con mucha alegría y entusiasmo, es muchísimo más agradable asistir a una terapia al aire libre y con otro ser vivo.”  

A raíz del aislamiento social obligatorio con motivo del Covid-19,a mediados de Marzo la Asociación suspendió todas las actividades prácticas que venían llevando a cabo, también frenó la venta de EquinoAbono y el parque fotográfico, tres pilares muy importantes para los ingresos de la asociación. “Empezamos a implementar capacitaciones virtuales junto al equipo de psicoterapia asistida quienes diseñaran su contenido y lanzamos charlas gratuitas de distintas temáticas relacionadas. Hoy día estamos dictando el Curso de Psicoterapia Asistida con Caballos (P.A.C.), con orientación a la situación actual de pandemia”

Aprovechamos toda esta situación tan delicada, para ocuparnos de la búsqueda de recursos financieros para la asociación”.
 “Nuestro criterio es esperar obviamente para empezar las actividades, creemos que cuando nuestros practicantes vuelvan a asistir a la Escuela, probablemente sea el momento en que empiecen la terapia en nuestra institución. Antes no será posible, el hecho de que estemos en invierno influye muchísimo, muchos de los chicos tienen afecciones respiratorias y algunas otras que son complicadas en invierno, vamos a esperar para cuidarlos y que tengan la máxima seguridad
.

Actualmente, la Asociación Argentina de Equinoterapia está en contacto diario con sus practicantes, acompañándolos a  atravesar este momento tan complicado para todos.
“Consideramos que cuando retomemos la actividad, vamos a tener que evaluar la situación particular de cada familia y ver de comenzar una terapia un poquito más orientada a lo familiar. Nosotros siempre trabajamos mucho en la independencia de los practicantes, pero esto es una situación diferente, agravada, tanto encierro y falta de estimulación nos preocupan.”

El regreso a las prácticas de Equinoterapia estará teñido de esfuerzo y será un gran desafío, tanto para los  practicantes como para todos los que conforman el equipo de Equinoterapia.

Ante un presente incierto, una Asociación que acompaña y apoya a sus practicantes, hoy más que nunca, la AADE necesita del apoyo de todos. Como una famosa frase afirma “Después de cada tormenta el sol vuelve a salir.”

Muchas gracias!!!

Envíanos un mensaje
Loading...