NEWSLETTER

AGOSTO 2020

ENTREVISTA A MARINA RODRÍGUEZ, FUNDADORA DE LA ASOCIACIÓN ARGENTINA DE EQUINOTERAPIA

UN CAMINO QUE VOLVERÍAMOS A ELEGIR

En esta ocasión Marina Rodríguez, fundadora de la AADE, nos cuenta cómo  fue trazando este camino rodeada de dificultades y logros. También, como percibe que será el futuro de la terapia asistida con caballos pos pandemia.

Amante de los caballos desde su niñez, supo sortear los obstáculos que se  presentaban para poder fundar veintiún años atrás, la Asociación Argentina de Equinoterapia.

La Equinoterapia es para ella un proyecto de vida y una pasión que comenzó mucho tiempo atrás, justo durante su niñez.

“Me acuerdo que era muy chiquita tenía entre tres y cuatro años, veía caballos y ya me desesperaba. Años después llegó la afición en sí y empecé a tomar clases de equitación, finalmente a los once me compraron mi primer caballo.

Confiesa que presenciar el avance de sus alumnos de equitación la motivó a fundar la AADE. ”La fundé con el objetivo de que pueda ser accesible la virtud terapéutica de los caballos a todas las personas que lo necesiten, también me motivó ver los beneficios que el caballo produjo en mi misma con mi discapacidad visual.”

El punto de partida de este proyecto fue la primera capacitación que Marina realizó en Brasil. “La capacitación me motivó mucho y tomé la decisión de fundar la Asociación Argentina de Equinoterapia, tuve el deseo de que esta terapia sea accesible también para las personas con recursos escasos.”

La AADE es una Asociación civil sin fines de lucro cuyo objetivo principal es la práctica y difusión de la Equinoterapia en sus programas de hipo terapia, re educación., pre-deportivo/deportivo y psicoterapia asistida con caballos.
Veintiún años atrás, Marina se dedicaba a concretar el proyecto, traer la Equinoterapia a nuestro país,  si bien en Argentina ya se conocía, no se realizaba como método terapéutico, trabajando con un equipo transdisciplinario, sí en forma deportiva o recreativa.

“Al principio fue difícil porque la terapia no era conocida, mirando para atrás ahora puedo decir que si, fue una proeza realmente, visto en aquel momento no, porque el entusiasmo hacia que me moviera bastante para hacer conocido el método terapéutico”

Asegura que fue un arduo trabajo de ir formando equipo, de promover la actividad en escuelas especiales y sobre todo lograr llegar a los médicos, para que a su vez ellos luego pudieran derivar a sus pacientes para hacer Equinoterapia, para eso, era necesario que conocieran el método y sus beneficios.

“Esto nos tomó mucho tiempo, nos dedicamos a este tema con mucho énfasis, veíamos como obstáculo el desconocimiento de lo que íbamos a promocionar, los médicos al principio incluso creían que era una terapia para caballos, tuvimos que recorrer mucho…”

La escuela ESPECIAL  fue un factor clave para difundir la labor de la AADE. Marina nos cuenta que si bien siempre los ayudaron a promocionar las terapias con caballos, nunca lograron comprometerse con llevar esta actividad a la escuela. “Es una movilización muy grande, muchas veces no tienen autorización, los costos también influyen”.Marina acepta que otro aspecto que desde siempre forjó el crecimiento de su Asociación fue lo económico, el hecho de sostener la actividad y hacer posible que todos accedan a este tratamiento siempre es difícil y conlleva muchos años.

“La terapia asistida con caballos es mucho más efectiva que otros, los practicantes no deben  dejar de ir a sus terapias de bases, sino que  la Equinoterapia es un complemento muy completo”

Al momento de definir estos veintiún años de existencia afirma estar satisfecha por los logros y objetivos cumplidos; la práctica y difusión de Equinoterapia.

“Nunca nos fuimos de los objetivos fundamentales, siempre fuimos tras ellos, tratando de trabajar cada vez mejor. Teniendo cada vez más dificultades sobre todo por lo económico pero hemos logrado muchas cosas, hemos capacitado a mucha gente y hemos dado tratamiento a muchas otras personas que lo necesitaban.”

Actualmente la AADE cuenta con siete caballos. Todos participan de los cursos y talleres que se llevan a cabo, también forman parte del proceso de relación con el caballo de los practicantes.” Cuatro de ellos son caballos deportivos que participan de algunas sesiones de psicoterapia asistida con caballos, otros dos equinos trabajan montados y también de abajo y una yegua que solamente en los trabajos pie a tierra por que ya tiene sus años y la cuidamos.”

Marina sabe que muchos son los beneficios que la Equinoterapia aporta o produce en sus practicantes, pero hay una condición general que se da en cada uno de los alumnos, y que es la “alegría”.

“Es difícil decir o elegir uno de todos los beneficios, porque el caballo produce un efecto integral y global sobre cada persona que asiste y depende mucho de si la patología es más o menos severa, para que los beneficios se vean más rápidos. Como es una terapia en contacto con otro ser vivo y en un medio natural, todas las personas asisten con mucha alegría y entusiasmo, es muchísimo más agradable asistir a una terapia al aire libre y con otro ser vivo.”  

A raíz del aislamiento social obligatorio con motivo del Covid-19,a mediados de Marzo la Asociación suspendió todas las actividades prácticas que venían llevando a cabo, también frenó la venta de EquinoAbono y el parque fotográfico, tres pilares muy importantes para los ingresos de la asociación. “Empezamos a implementar capacitaciones virtuales junto al equipo de psicoterapia asistida quienes diseñaran su contenido y lanzamos charlas gratuitas de distintas temáticas relacionadas. Hoy día estamos dictando el Curso de Psicoterapia Asistida con Caballos (P.A.C.), con orientación a la situación actual de pandemia”

Aprovechamos toda esta situación tan delicada, para ocuparnos de la búsqueda de recursos financieros para la asociación”.
 “Nuestro criterio es esperar obviamente para empezar las actividades, creemos que cuando nuestros practicantes vuelvan a asistir a la Escuela, probablemente sea el momento en que empiecen la terapia en nuestra institución. Antes no será posible, el hecho de que estemos en invierno influye muchísimo, muchos de los chicos tienen afecciones respiratorias y algunas otras que son complicadas en invierno, vamos a esperar para cuidarlos y que tengan la máxima seguridad
.

Actualmente, la Asociación Argentina de Equinoterapia está en contacto diario con sus practicantes, acompañándolos a  atravesar este momento tan complicado para todos.
“Consideramos que cuando retomemos la actividad, vamos a tener que evaluar la situación particular de cada familia y ver de comenzar una terapia un poquito más orientada a lo familiar. Nosotros siempre trabajamos mucho en la independencia de los practicantes, pero esto es una situación diferente, agravada, tanto encierro y falta de estimulación nos preocupan.”

El regreso a las prácticas de Equinoterapia estará teñido de esfuerzo y será un gran desafío, tanto para los  practicantes como para todos los que conforman el equipo de Equinoterapia.

Ante un presente incierto, una Asociación que acompaña y apoya a sus practicantes, hoy más que nunca, la AADE necesita del apoyo de todos. Como una famosa frase afirma “Después de cada tormenta el sol vuelve a salir.”

Muchas gracias!!!

Envíanos un mensaje
Loading...